Se duplicaron las internaciones de pacientes psiquiátricos

www.infourbana66.com/

En solo un año de pandemia se duplicaron los casos de internaciones forzosas de pacientes psiquiátricos (brotes psicóticos y violencia extrema), que pasaron de poco más de 700 casos entre 2019 y 2020 a 1.460 entre 2020 y 2021, reveló una investigación de la ong Defendamos Buenos Aires.

Según el trabajo de la entidad que dirige el abogado Javier Miglino, “durante el último año de pandemia se duplicaron los casos de internaciones forzosas de pacientes psiquiátricos, a partir de brotes psicóticos y situaciones de violencia extrema; pasando de poco más de 700 casos entre 2019 y 2020 a 1.460 entre 2020 y 2021”.

“Un brote psicótico, como su definición lo dice, es una ruptura de la realidad en forma temporal. Este episodio se produce de manera abrupta e interfiere la vida diaria de la persona afectada. Estos cuadros presentan comportamientos bizarros, gritos, amenazas, el individuo rompe totalmente el contacto con la realidad”, describió Miglino.

“Asimismo -agregó-, estos individuos se tornan peligrosos para sí y para quienes los rodean. Situaciones como estas han sido padecidas en el último año por el cantante Santiago Moreno Charpentier ‘Chano’; el hijo del conductor Roberto Pettinato, Felipe, y cientos de otros afectados por enfermedades mentales”, recordó el especialista.

Las causas que producen el brote psicótico pueden ser diversas, señaló el trabajo de Defendamos Buenos Aires que enumeró entre ellas: el estrés frecuente y constante que se prolonga en el tiempo y agota las reservas de contención de la conducta; el consumo de drogas, sobre todo aquellas que tienen un principio alucinógeno; enfermedades mentales preexistentes, como la esquizofrenia, el trastorno bipolar en su período maníaco, y el trastorno límite de la personalidad.

En personas que van a padecer un brote psicótico existen ciertas maneras de comportamiento que se manifiestan en forma previa tales como: Ideas de extrañeza, un comportamiento desorganizado, elevada suspicacia, descuido del aspecto personal, aislamiento social y ausentismo laboral/escolar.

Al describir la conducta de los pacientes psicóticos Miglino explicó que “cuando aparece el brote psicótico la persona presenta alucinaciones (percepción sin objeto) y delirios (pensamientos incoherentes), los cuales suelen acompañarse de un estado de excitación psicomotriz (gritos, llantos inmotivados y descontrolados y verborrea desbordante).

“Esta última trae como consecuencia la hospitalización del paciente, quien suele tornarse agresivo e incoherente”, señaló.

“Quienes están cerca deben pedir ayuda a servicios de emergencia ya que estas crisis suelen representar una amenaza para quienes la padecen. A razón de esto, pueden tomar elementos a modo de defensa que los hieran o lastimen a quienes los rodean, incluso provocarles la muerte o provocarse el suicidio en el peor de los casos”, indicó el especialista.

Según Miglino, en esta situación se torna difícil contener al paciente y por lo general debe ser medicado con antipsicóticos y antiimpulsivos para su traslado. “En estos casos la contención emocional de la familia y los profesionales de salud mental es fundamental para que el paciente, luego de su internación, pueda establecer un verdadero vínculo donde se sienta insertado clínica y socialmente”, dijo Miglino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + uno =