Por una reglamentación de trabajadores de la economía popular que sea, democrática, abarcativa y que genere autonomía para el sector más desprotegido de la clase.

www.infourbana66.com/

Ha sido refrendado el primer esbozo de reglamentación para que les trabajadores de la economía social y popular tengan legitimación en el ámbito del Ministerio de Trabajo.

A esta iniciativa le damos profunda valoración ya que justamente somos parte de una Central de Trabajadores que desde su fundación nos reconoció como trabajadores, más allá de nuestra situación laboral. 

Junto a este saludo inicial de promulgación de reglamentación, hemos dejado expresado ante el Ministro Moroni y el cuerpo de abogados del Ministerio de Trabajo en reuniones mantenidas las ultimas semanas encabezadas por nuestro Secretario General Hugo Yasky, aportes concernientes a mejorar el articulado del mismo en puntos específicos que le den mayor profundidad a la democracia interna e incluso entre las asociaciones que se presenten.

En ese sentido hemos planteado la proporcionalidad en la representación de conflictos evitando cualquier intento de exclusividad, potenciando la autonomía que rompa con la trampa de que algún Gobierno futuro, contrario a nuestra clase, lo utilice para la discriminación o favoritismo hacia un sector en particular. 

También hemos puesto a consideración se modifique el término economía de “subsistencia básica” el cual no nos identifica, ni nos engloba, ya que en nuestro sector para muchos y muchas la construcción del auto empleo, el trabajo autogestionado y asociativo o la agricultura familiar no son salidas de emergencia sino una opción de vida. 

El tema de género fue incluido, conociendo la realidad de las mayorías de las Organizaciones barriales en las cuales el 70 por ciento son mujeres, y hemos señalado la paridad de género para los cargos de dirección. Profundizando esta temática, propusimos incorporar en los lineamientos generales la exigencia a que toda asociación tenga protocolos de actuación ante situaciones de violencia, discriminación o abuso de poder entre sus asociades, incluyendo sus dirigentes. 

El Frente Barrial de la CTA de les trabajadores saludó este hecho histórico y espera sean tenidas en cuenta estas propuestas a fin de mejorar esta reglamentación para que una parte importante de la clase trabajadora tenga las mejores condiciones de organización. 
Somos una parte importante de este entramado social, en el cual también hay otros actores los cuales deben ser escuchados y hacerlos partícipes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cuatro =