El salario mínimo no alcanza para cubrir la canasta básica en nuestro país

www.infourbana66.com/

Con el último ajuste el salario mínimo vital y móvil (SMVM) ascendió a $25.572, pero aún así quedó un 6% por debajo de la canasta básica alimentaria que mide el INDEC para una familia tipo (que es de $27.423), reveló un informe de Focus Market. Según el trabajo, el salario SMVM es hoy un 58% menor que hace 57 años, cuando se creó.

“El salario mínimo vital y móvil con el último ajuste del 9% en abril, 4% en mayo y 4% en junio es de $ 25.572. La canasta básica alimentaria que mide el INDEC para una familia tipo es de $27.423. Es decir, está 6% por debajo de lo básico como son los alimentos”, señaló el informe de la consultora que dirige Damián Di Pace.

“Hoy el SMVM no logra lo propuesto con la Ley 16.459 sancionada en junio de 1964 y promulgada por el presidente Arturo Umberto Illia donde el mismo debía asegurar alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión”, explicó Di Pace.

La consultora realizó un informe sobre la evolución del SMVM real en dólares constantes a lo largo de las diferentes presidencias en Argentina, con un cruce con la inflacion en diferentes períodos.

“En 1964, cuando se crea el salario mínimo vital y móvil, equivalía a U$S 386,15. 57 años después equivale en el 2021 a U$S 161. El resultado de la delicada economía Argentina está representado en esa persona que si nació en 1964 hoy tiene 57 años y el 38% del tiempo en su vida lo paso en recesión en nuestro país”, explicó el trabajo.

Según Focus Market, cuando se creó el salario mínimo vital y móvil equivalía a $ 14.000 de peso moneda nacional que fue el papel moneda vigente en la República Argentina en el período 1881-1969.

“Hasta ese momento no habíamos cambiado la denominación de nuestra moneda. Toda una señal de los tiempos posteriores que sobrevinieron sobre el ingreso y la moneda en nuestro país”, indicó Di Pace.

El economista explicó que “generalmente en años eleccionarios se intenta impulsar la demanda agregada vía incremento de la inversión en el sector público y mejora del poder adquisitivo del ingreso de las familias en el sector privado hogares”.

“Sin embargo, esta intención se está convirtiendo en un desafío muy difícil de solucionar en 6 meses básicamente porque el término salario ya no es representativo del universo de personas que trabajan o tienen un empleo en Argentina”.

Según la citada consultora trabajan en relación de dependencia unos 5.600.000 trabajadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =